Subir a Inicio
Copyright © Torrex Sistemas de Seguridad, S.L.U. 2014 | Contacto | Aviso legal | Política de privacidad
SÍGUENOS EN
TWITTER FEED
MAPA WEB
Referencias
Enlaces
SERVICIOS
Tras la segunda guerra mundial los bomberos franceses dieron  conocimiento de la necesidad de disponer de vehículos con capacidad  para gran cantidad de agua.   En esta época, el furgón de incendios normalizado (fourgon d'incendie  normalisé, FIN) fue el vehículo básico de los centros de emergencias rurales,  como el de primera salida de los centros urbanos. Con una tripulación de  diez a doce hombres, el FIN disponía de dos motobombas, una portátil de 30  m3/h y una remolcable. El único problema era el del agua, ya que en el  campo, no la había en todos los lugares. Ciertos cuerpos disponían de  rociadores automáticos municipales, denominados de primera salida, cuya  capacidad de la cisterna se aproximaba a los 3000 litros. Para los bomberos,  este tipo de vehículo debía estar generalizado y servir de apoyo a los FIN.  Sin embargo, los rociadores automáticos eran en primer lugar vehículos de  limpieza urbana adaptados al servicio de incendio para limitar el coste de la  defensa antiincendio. Así, iban a nacer los camiones cisterna de incendios  CCI. Berliet lanza el GLA y el GLB   En marzo de 1950, la empresa Berliet, situada en Vénis-sieux, comercializó  el chasis GLA, que autorizaba un peso total con carga máximo de 9,3 t. Al  año siguiente se comercializó el GLB, un chasis cuyo peso total con carga  máximo era de 11 toneladas. En la misma época Berliet decidió lanzarse al  asalto del mercado del material antiincendio en expansión y creó en  Courbevoie un departamento "limpieza urbana-antiincendio': La vinculación  del territorio nacional mediante una red de vendedores y de concesionarios  hizo que Berliet se convirtiera en uno de los principales proveedores de los  bomberos. Sus chasis, fabricados en Vénissieux y equipados en Courbevoie,  sirvieron para la realización de furgones mixtos, CCI, de primeros auxilios.  
Berliet GLA 19 A - 1955
  Una motorización a remolque  Aunque la cabina avanzada parecía satisfacer a los bomberos en vista del número de ejemplares de CCI que salieron de las  cadenas de montaje, existía un punto débil, el motor. El original  se consideró demasiado débil, ¡ya que debía arrastrar 3,5  toneladas de agua! En un primer momento, se sustituyó por un  motor de marca Hotchkiss de 6 cilindros de tipo 686. Sin  embargo Berliet deseó un "made in Berliet" y creó el motor  MKY, un 4 cilindros de gasolina. Este motor de una potencia de  100 CV accionaba el movimiento encargado del funcionamiento  de la bomba de 60 m3, que estaba situada en la parte posterior  de la cisterna de 3.500 litros. Un carrete giratorio alimentaba  80 m de pronto socorro, que permitía atacar sin demora el  fuego en espera de que la tripulación del FIN hubiera realizado  las conexiones de los mangajes. La fabricación de los furgones-  bomba-cisterna tocó a muerto para el conjunto FIN-CCI, que  sobrevivió hasta mediados de la década de 1970.  
Características técnicas   Chasis: GLA Marca: Berliet Número de plazas: 3 (una en asiento plegable) Bomba: centrífuga de tres etapas con cebador de anillo de agua Caudal: 60 m3 a una presión de 10 bares Cisterna: 3.500 litros Carrete giratorio: 80 m de mangaje de 22mm Material a bordo: • 4 aspiradores de 110/2m con alcachofa y flotador • 100m de mangaje de 70 mm • 100m de mangaje de 45 mm • 1 lanza de 65/18 • 2 lanzas de 40/14 • 1 división 65/2 x 40 • 1 lámpara eléctrica y 3 iluminadores Casimir • 1 pala • 1 horquilla • 1 hachilla En la caja, existe un espacio para colocar una escala telescópica modelo (8,20 m) y un gancho.
INICIO TORREX SERVICIOS CALIDAD ZONA TORREX CLIENTES NORMATIVA ENLACES CONTACTO INTRANET
Vehículos de Extinción